La cubertería comestible que quiere liberar al mundo del plástico

¿Que tal? ¿Informante un poco sobre las novedosas novedades de todo el planeta bio? Esperemos que les agrade nuestro articulo , no olvides comunicar nuestros post con tus amigos.

Los plásticos de un solo uso tienen los días contados, de ahí que cada vez surjan más productos respetuosos con el medio ambiente, como el que propone la joven diseñadora Laura Gispert, exalumna de la Escuela Universitaria de Diseño e Ingeniería de Barcelona (ELISAVA), quien ha ideado una cubertería comestible a base de harina de arroz que comercializa bajo el nombre de Voilà.  

“Quería que mi proyecto fuera innovador y que resolviera el problema de la contaminación, pero sin obligar a los consumidores a sacrificarse más de lo necesario”, explica Gispert. La idea surgió con su trabajo de fin de grado, cuando pensó que sería interesante disponer de cubiertos comestibles para usar en pícnics u otros encuentros informales, y así no tener que cargar con los de metal o pensar dónde tirar los biodegradables. 

Estos cubiertos mejoran la experiencia gastronómica y cumplen con la función del pan



Laura GispertDiseñadora

“Tras la prohibición de los plásticos de un solo uso han surgido otras opciones menos contaminantes, pero son soluciones que continúan generando residuos y no son agradables para el consumidor”, señala la diseñadora, que en su proyecto remplaza el concepto “usar y tirar” por “usar y consumir”.

Y pone de ejemplo la madera. “Es biodegradable, pero su textura puede resultar incómoda si la utilizamos para comer. Y tampoco soluciona el problema de la tala de árboles”, comenta. 

A base de harina de arroz

Los cubiertos Voilà son totalmente comestibles.

Voilà

Los cubiertos comestibles de Gispert están hechos a base de harina de arroz, no tienen gluten y son aptos para veganos (una tendencia al alza que no está de más tener en cuenta). “Mejoran la experiencia gastronómica y cumplen con la función del pan”, asegura, señalando que para dar con el sabor y la textura adecuada de sus cubiertos trabajó durante meses con el chef Xano Saguer, cofundador y codirector de Espaisucre. 

Además, si decides no comerlos, puedes desecharlos sin miedo ya que estos se descompondrán en tan solo 30 días. “Si estás en la playa puedes tirarlos al mar sin problema y verás como los peces se los comen”, explica Gispert entre risas, asegurando que sus cubiertos son suficientemente resistentes para cumplir su función, pero no son demasiado duros, de modo que comerlos resulta sencillo y agradable.

“Fue muy difícil encontrar este equilibrio. He trabajado más de un año y medio con Xano Saguer para dar con la fórmula. Hemos hecho muchas pruebas”, afirma.

A gran escala

Aunque al inicio del proyecto no era así, Gispert ahora tiene claro que quiere fabricar sus tenedores, cuchillos y cucharas a gran escala. “Es un producto de necesidad, que puede usarse en take aways, áreas de servicio, cafeterías, heladerías… En todos los sitios donde antes se usaba cubertería de plástico”, señala. 

Además, considera que el impacto medioambiental no será real si no se comercializan en grandes cantidades. “Si no lo hago así, no conseguiré que se use menos plástico o se generen menos residuos de forma significativa”, aclara. 

Voilà

Estos cubiertos se descomponen en 30 días. 

Voilà

El proyecto está justo despegando, pero Gispert ya está en contacto con varias empresas para que usen su propuesta en un futuro próximo. El precio aún no está definido, pero parece que será bastante asequible, aunque de momento los particulares tendrán que esperar para hacerse con unos Voilà.  

Lee también

Deja un comentario