Plásticos que no dejan rastro

Hola gente bio, aqui un nuevo articulo para nuestro blog sobre novedades de ecologia, clima , reciclable, medio campo y otros varios temas que les gustaran

Elena Moreno con una muestra de los productos de Green Cycles. EMV

La empresa valenciana Green Cycles ha desarrollado un plástico hidrosoluble que desaparece sin dejar rastro. El nuevo material es compostable, biodegradable y carece de toxicidad por lo que supone una opción ideal para las bolsas de la compra. La compañía, con sede en Rafelbunyol, ha disparado este año su facturación gracias a unas bolsas de lavandería para uso hospitalario que se meten en la lavadora con la ropa sucia y desaparecen por su carácter hidrosoluble. Elena Moreno, CEO de la empresa, explica que el material que han desarrollado es novedoso y complejo. El problema radica en que es más caro que el plástico de polietileno (que se consigue con derivados del petróleo), pero a partir de ahí ofrece grandes ventajas . La principal es que las bolsas tradicionales tienen sus días contados por sus efectos contaminantes. La compañía ha pasado de facturar 1,2 millones de euros en 2019 a3,5 millones este año. La directiva de Green Cycles precisa que tras el estallido de la pandemia del coronavirus han vendido 4,7 millones de bolsas de lavandería para hospitales frente a 100.000 que comercializaron en 2019. La firma ha tenido que duplicar la plantilla (ahora cuenta con 25 trabajadores) y produce de lunes a viernes 24 horas al día. La empresa también fabrica los tacos de los cartuchos de caza. «El taco cae a unos centímetros del cazador y no es fácil encontrarlo. La ventaja de nuestro producto es que al tener propiedades biodegradables se transforma en agua, sales minerales y abono. No deja rastro en el monte». La firma también produce el film de plástico que cubre las dosis de detergente que se meten en el lavavajillas o la lavadora. Uno de sus productos estrella son las bolsas de supermercado, aunque en España las grandes cadenas las ven caras. La firma valenciana tiene éxito con este tipo de bolsas en Dinamarca, país con una mayor conciencia ecológica. Elena Moreno advierte de que en 2021 (si no se aprueba alguna moratoria por el impacto de la pandemia del coronavirus) ya no se van a poder seguir vendiendo bolsas de plástico tradicional. El precio de una bolsa con el material de Green Cycles con una capacidad de entre 12 y 15 kilos ronda los 20 céntimos, aunque con el aumento de la producción el coste puede caer a 17 céntimos. «Es un material que cuenta con el certificado de biodegradabilidad marina. Objetivamente, no es tan caro», advierte. La empresa exporta sus productos a media Europa y Estados Unidos.

Deja un comentario